Un matrimonio de visita a Holanda se pierden por el barrio chino, ese de las putas en los escaparates y se fijan en una transexual de polla gorda que les llama insistentemente. A la esposa se le hace el coño agua y convence al marido para que entren y cumpla su fantasía más extrema: follar los dos con una transexual en un sitio donde nadie les conoce.

Pero se equivocan de cabina. Se meten en la de una transexual dominante, de esas con mala leche, que le deja el culo al marido como un bebedero de patos.

 

DESCARGAR VÍDEO PARA EL MÓVIL

 

  • Términos de busqueda relacionados: